La reportera de la Señal 3 de La Victoria se mantenía en estado grave en la ex Posta Central.

El Hospital de Urgencia Asistencia Pública, ex Posta Central, confirmó la muerte de Francisca Sandoval, reportera que se mantenía en estado de extrema gravedad tras ser baleada en medio de una marcha registrada el pasado 1 de mayo, en el Barrio Meiggs.

La víctima, de 29 años, se mantenía internada tras recibir un impacto de bala en su rostro mientras trabajaba para la Señal 3 de La Victoria.

Desde el medio de comunicación lamentaron el desenlace, afirmando que “Francisca no se nos fue, la asesinaron”.

“A través de estas palabras confirmamos el fallecimiento de nuestra querida Fran. Te extrañaremos y haremos todo lo posible para encontrar la verdad”.

El caso de Francisca generó gran conmoción en el país, y motivando que decenas de personas llegaran hasta el recinto médico día a día para expresar su apoyo y malestar por lo ocurrido.

Asimismo, la zona fue objeto de distintas manifestaciones y hechos de violencia en las últimas semanas

LA DETENCIÓN DEL SOSPECHOSO

El séptimo Juzgado de Garantía de Santiago acogió la solicitud de la Fiscalía y la parte querellante, decretando el pasado 3 de mayo la medida cautelar de prisión preventiva al imputado, Mario Naranjo Naranjo.

Además, el tribunal estimó 90 días de investigación y su internación a la cárcel de Santiago 1.

En su argumentación, el juez de garantía estimó que los antecedentes recogidos, hasta el momento, demuestran que Naranjo es autor de los delitos por los cuales fue acusado.

Entre otros antecedentes, se reveló que el detenido registra otras condenas por hechos constitutivos de crímenes como delito de tráfico de drogas, por el que fue condenado el año 2014 y “condenas anteriores por infracción a la ley de armas”.

Considerando estos antecedentes y los recogidos por el peritaje, es que se estimó que la libertad del imputado es un peligro para la seguridad de la sociedad, se determinó su prisión preventiva.

Abrir chat
1
Hola como estás, cuéntanos en que te podemos ayudar