CONVENCIÓN: UNA SABIA, OPORTUNA Y CALIFICADA REFLEXIÓN

  • Las quejas de Agustín Squella a tres días de la Convención: “Me estoy empezando a sentir crecientemente solo”. Según alegó el premio nacional Humanidades y Ciencias Sociales, en las primeras sesiones ha visto una fuerte descoordinación entre los convencionales, distracción por el indulto a detenidos del estallido e intentos de refundación.

“Me estoy empezando a sentir crecientemente solo en la Convención”, acusó el constituyente electo en el distrito 7 con el apoyo del Partido Liberal (PL), Agustín Squella, quien dio a conocer una serie de quejas que mantiene respecto las primeras sesiones de la Convención Constitucional, dirigida por Elisa Loncon y Jaime Bassa.

Según manifestó el premio nacional Humanidades y Ciencias Sociales de 2009, durante los últimos días ha detectado “improvisación y desorden” en la instancia, pero además, afirmó que no se están abocando al propósito por el cual fueron electos: redactar nuestra nueva Constitución.

Distracción por indulto a detenidos del estallido social

En entrevista con la radio Pauta, Agustín Squella lamentó que el indulto a los detenidos por desórdenes y otros delitos relativos al estallido social se haya tomado la agenda de la Convención.

Según explicó, los 155 convencionales deberían “funcionar sobre la base de tener muy claro de qué se trata la Convención, de estudiar, debatir, concordar, redactar y proponer una nueva Constitución para el futuro”.

“La contingencia puede terminar devorando a la Convención Constitucional, alejándola de su objetivo o perjudicándola, a lo menos, en su objetivo”, advirtió Squella.

En relación a la propuesta de algunos convencionales para elaborar una declaración en conjunto y enviarla al Congreso para que se abran al indulto, Squella alegó que tiene dudas, respecto a “si la Convención Constitucional tiene la competencia como tal de emitir una declaración sobre lo que otros poderes del Estado están debatiendo”.

No nos gustaría que llegara del Senado una petición“, aclaró el jurista.

Similitudes con Congreso y pérdida de prestigio

Tras las primeras jornadas de la Convención, Agustín Squella también advirtió que se generaron peleas propias de la política clásica dividida en partidos o sectores, lo que podría derivar en una pérdida de prestigio ante la ciudadanía.

El académico dijo entender que “hayan grupos por afinidades políticas”, sin embargo, “el riesgo que estamos corriendo es que de los grupos pasemos a las facciones y de las facciones a las presiones sobre la mesa o los demás”.

Nos estamos pareciendo demasiado a la Cámara de Diputados. Lo único que faltaría es que a estos grupos le llamáramos bancadas y estaríamos haciendo otra vez lo que el país está cansado”, diagnosticó.

Incluso, reconoció que, de seguir con el comportamiento, se podría perder parte del prestigio ciudadano que tiene la Convención tras las elecciones del 15 y 16 de mayo.

Para Squella, “si cae el prestigio ciudadano de la convención, si pierden progresivamente la expectativa que pusieron en nosotros, es lo peor que podría ocurrirnos”.

Intentos de refundación

Otro problema que advirtió el constituyente Agustín Squella, fue que algunos de sus colegas buscan una “refundación” del país durante la redacción de la nueva Constitución, como indicó la presidenta de la mesa, Elisa Loncon.

Según alegó Squella contra Loncón, la líder de la Convención no debería “anticiparse a  los hechos”, ya que, “las reglas de la Constitución no las va a aprobar un grupo que esté por refundar el país, la tenemos que aprobar entre todos y por un quórum determinado”.

“Personalmente le tengo miedo a la palabra refundación porque la escuché también en la dictadura militar con la Constitución del 80. Las democracias suelen no refundar países, las democracias mejoran países”, reconoció. (El Dínamo)