DOS DISCURSOS Y UN NUEVO DISEÑO DE GABINETE: LOS NERVIOS QUE CRUZAN LA ÚLTIMA SEMANA DE BORIC ANTES DEL PLEBISCITO

En La Moneda dicen que al Presidente en los últimos días se le ha visto “esperanzado” con que, pese a todos los pronósticos de las encuestas, el Apruebo dé una sorpresa y termine imponiéndose en el plebiscito de este domingo. El jefe de Estado, a diferencia de la semana anterior, decidió replegarse y poner el foco en conversaciones reservadas con personeros del oficialismo y la oposición con el objetivo de pavimentar un buen clima para convocar a un gran acuerdo, sea cual sea la opción que triunfe en los comicios.

Su decisión fue replegarse y reforzar los diálogos transversales que viene sosteniendo hace semanas de cara a los escenarios que se abrirán tras el plebiscito del domingo. Así han sido -en parte- los últimos días del Presidente Gabriel Boric ad portas del referéndum que marcará el destino del país y, de paso, el de su gobierno.

Son conocidas sus reuniones -que ha buscado mantener en reserva- con dirigentes políticos como los presidentes de ambas cámaras del Congreso, Álvaro Elizalde (Senado) y Raúl Soto (Cámara de Diputados) y con una de las figuras que ha influido en él como Luis Maira. También, afirman en el oficialismo, ha estado en permanente contacto con dirigentes de la oposición como el presidente de la UDI, Javier Macaya, y el secretario general de RN, Diego Schalper.

El objetivo de esos diálogos, que ha encabezado el jefe de Estado, es generar un clima que permita -gane el Apruebo o el Rechazo- un acuerdo político amplio, ya sea para implementar y reformar el texto propuesto por la Convención Constitucional o iniciar un nuevo proceso constituyente.

El Mandatario es consciente que un triunfo amplio del Rechazo implicará un golpe a su liderazgo, pero también sabe que se abre una oportunidad para que sea él quien juegue un rol relevante en ambos escenarios. Por lo mismo, el nerviosismo es parte del clima que se vive en el oficialismo y en la propia sede de gobierno.

En La Moneda afirman que Boric está “esperanzado” y algo más optimista que las semanas previas de que sea el Apruebo el que se imponga en los comicios. Esto, pese a que según todos los sondeos públicos que se conocieron en los días previos, el Rechazo seguía con ventaja. Se puso contento la noche de este jueves cuando vio la gran convocatoria que logró esa opción en las calles.

A diferencia de la semana pasada, donde el Mandatario intensificó su despliegue por la Región Metropolitana y otros lugares de Chile, esta semana buscó resguardarse y evitar la alta exposición que protagonizó en la previa con el objetivo de “cuidarse” y evitar polémicas en la antesala de los comicios. De hecho, tuvo sólo dos pautas en agenda: el lunes, en la ratificación del Convenio 190 de la OIT, donde hizo un llamado a evitar actos de enfrentamiento y violencia en el marco de la recta final; y el martes, con la promulgación de la Ley de Pensión Alimenticia en San Miguel.

En sus redes sociales también ha registrado poca actividad: ayer condenó el intento de asesinato de la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández. “Intento de asesinato a Cristina Fernández merece el repudio y condena de todo el continente”, publicó en su Twitter.

El resto del sus días, dicen en Palacio, el Mandatario se ha dedicado por varias horas a afinar el discurso que dará el día domingo. Hasta el cierre de esta edición, se evaluaba que Boric entregue su mensaje al país en una cadena nacional. “El Presidente va a dar un discurso ese día en la noche, yo creo que va a marcar una hoja de ruta, creo que lo hará solo desde La Moneda, no es necesario que esté acompañado de los partidos”, aseguró el presidente de RD, Juan Ignacio Latorre, esta mañana.

Según explican en La Moneda, el Presidente ha estado trabajando en alocuciones para ambos escenarios. De ganar el Apruebo, como lo ha transmitido, tendrá la misión de moderar el exitismo de sus bases y convocar también a los perdedores a sumarse al proceso de reformas al texto. Para ese escenario, el jefe de Estado convocará a un comité de expertos constitucionalistas con quienes ya ha tomado contacto.

De ganar el Rechazo, en tanto, el Mandatario convocará un pacto para que -con el apoyo del Senado y la Cámara, la participación de los partidos y la sociedad civil- se arribe a una fórmula para una nueva Convención Constitucional que continúe con el proceso.

“Humildad ante el triunfo y entereza ante la derrota”, se le ha escuchado decir estos días.

Pero más allá lo que ocurra con el devenir constitucional, sobre todo si gana el Rechazo, el Presidente tiene otra preocupación en su cabeza: cómo reordenar el puzle de su equipo ministerial. En el oficialismo -y en el mismo gobierno- reconocen que el Mandatario está alistando un cambio de gabinete para después de los comicios, para lo cual trabaja en todos los escenarios: gane el Apruebo o el Rechazo. Y, el margen de triunfo de cada una de esas opciones, configura un diseño distinto, según afirman en los partidos de Apruebo Dignidad y del Socialismo Democrático. Las mismas fuentes advierten que cómo administre ese rebaraje implica también un desafío para el liderazgo presidencial de Boric.

En este contexto es que estos días han llegado a La Moneda, de manera reservada, presidentes de partidos del oficialismo, entre ellos, Juan Ignacio Latorre de RD, quien arribó el jueves a las oficinas de Presidencia y Paulina Vodanovic del PS, a quien se le vio durante esta jornada en la casa de gobierno.

El Mandatario viajó este viernes a Magallanes. Este sábado su idea es compartir con la familia para votar temprano el domingo en el Liceo Industrial Mario Quezada Acharán y luego retornar a La Moneda para esperar los resultados con los ministros del comité político.

La agresión a su hermano Simón

El ataque que sufrió su hermano Simón Boric, quien fue agredido por un grupo de sujetos en la Alameda, dejó preocupado al Mandatario.

Este jueves, el Presidente pasó al hospital clínico de la Universidad de Chile para conocer el estado de salud en el que quedó el también jefe de gabinete de la Rectoría de la Universidad de Chile tras sufrir varios golpes, que lo obligaron a pasar la noche hospitalizado y que lo dejaron con dos fracturas.

Quienes pudieron conversar con el Presidente, sostienen que el episodio lo dejó especialmente afectado. Se espera que ambos puedan encontrarse durante el fin de semana en Magallanes, donde también vota el hermano del jefe de Estado.

FUENTE: LT.

Abrir chat
1
Hola como estás, cuéntanos en que te podemos ayudar