GENDARMERÍA DETECTÓ INTENTO DE FUGA DEL LÍDER DEL TREN DE ARAGUA EN ARICA

Yoneiker Javier Paredes Fagúndez, apodado “El enano”, fue sorprendido con una sierra metálica destinada a cortar barrotes.

El Complejo Penitenciario de Arica suspendió por un mes las visitas al líder del clan “Los Gallegos” -brazo operativo del Tren de Aragua en la zona- tras detectar un intento de fuga.

Una resolución firmada por el alcaide Pablo Vidal y conocida durante las últimas horas da cuenta de que, en un allanamiento realizado hace una semana, se encontró una sierra metálica de 6,5 centímetros (destinada a cortar barrotes) al interior de la celda de Yoneiker Javier Paredes Fagúndez, apodado “El enano” y sindicado como cabecilla de la facción local del cartel criminal venezolano.

“Esta situación se torna grave, dado el contexto actual del imputado, además de la intencionalidad que amerita el elemento incautado, la cual hace presumir el ánimo de fuga por corte de barrotes”, señala el documento, con que la autoridad penitenciaria le impuso al sujeto, como medida disciplinar, “la privación de toda visita por 30 días, desde el 10 de agosto hasta el 9 de septiembre“.

En el mismo procedimiento se incautaron trozos de papel en manos de los internos Jhonatan Rafael Mota Carballo, Jorvis Alberto Parra Viloria, Luis Enrique López Bermúdez, Wiliams Isaac Celas Garrido y Alexander Elías Gabay Varela; y se encontró un cuaderno en poder de Yunior José López Salas.

Estos papeles incluían “manuscritos y números telefónicos que pudiesen ser relevantes para la investigación”, apuntó el alcaide Vidal.

“CONTROL ESTRICTO DE SEGURIDAD, DENTRO DE LA PRECARIEDAD DE LA CÁRCEL”

Esta situación se conoce en medio de la polémica provocada por la intención de Gendarmería de trasladar a 16 miembros de Los Gallegos que están en prisión preventiva en Arica (tras ser detenidos a mediados de junio) a otros penales del país, lo que fue denegado por el Juzgado de Garantía y por la Corte de Apelaciones local.

Ignacio Videla, secretario de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (Anfup), explicó que el procedimiento que detectó la sierra y los papeles fue un “allanamiento preventivo que está programado estratégicamente”.

“Respecto de estos imputados, por la connotación pública y el tipo de delito (en que están involucrados) -derechamente, crimen organizado-, el jefe operativo regional (de la institución), que es el comandante Miguel Álvarez, dispone de una atención especial para el módulo (en el que están recluidos). Esto permite mantener un control estricto de seguridad, dentro de la precariedad que hay en el complejo penitenciario… Es un resguardo para mantener los estándares de seguridad dentro de la unidad penal”, comentó el dirigente.

Fuente: Cooperativa.

Abrir chat
1
Hola como estás, cuéntanos en que te podemos ayudar