OTRA DE ANTOLOGÍA: “EL MARQUÉS, AMIGO DE ESTA EMPRESA REGIONAL, “EN SU TINTA”


La Recta Provincia

En un país donde la fantasía escasea y abunda la pereza intelectual y el desdén por lo diferente, a Luis Eduardo Silva de Balboa algún periodista bobo lo ha calificado cuando menos de controversial, e incluso un insolente pelafustán lo ha acusado de mistificador.


Todos se acordarán, claro que sí, del cuento aquel del Gato con Botas. Allí el genial Charles Perrault nos cuenta cómo ese famoso felino, desplegando un torrente de imaginación y fantasía, va diciendo a todos que lo que ven hasta el horizonte le pertenece al marqués de Carabás.

Pues bien, ahora haremos de Gato con Botas. A todos los que pregunten de quién es el libro El Arte del Buen Lenguaje, prologado alguna vez en México por Octavio Paz, responderemos: del marqués Luis Eduardo Silva de Balboa y Lagarde-Salignac. Ha tenido el autor la gentileza, algo consubstancial en él, de hacernos llegar este breve, aunque no por eso menos exuberante libro.

Sabemos que, en un país donde la fantasía escasea y abunda la pereza intelectual,  y el desdén por lo diferente,  a Luis Eduardo Silva de Balboa algún periodista bobo lo ha calificado cuando menos de controversial, e incluso nos ha llegado el lejano rumor de que algún oscuro mentecato y uno que otro insolente pelafustán se han atrevido a acusar de mistificador al autor de este libro, que fundamentalmente es una reflexión filosófica sobre sí mismo y sobre el valor trascendente de las palabras y su adecuada articulación, tanto en el buen pensar como en el bien expresarse.

El Gato con Botas nos diría que el Prólogo que Octavio Paz redactó para el marqués es un justo reconocimiento al asegurar que “toda página y expresión suya es un paradigma de buen decir. Tiene sensibilidad frente a las palabras, las conoce en su intimidad, y sabe reinaugurar su significado”. Así, el Nobel de Literatura de 1999 dio su espaldarazo a las bondades escriturales del marqués, y queda cada quién en libertad de creer o descreer a Octavio Paz, o este nuevo Gato con Botas dedicado a la crónica, o al marqués Silva de Balboa y Lagarde-Salignac. Alguno dirá que le libro fue prologado desde la ultratumba, desconociendo algo fantástico: el libro fue editado por vez primera en México, en vida de aquel de aquel genio sin parangón que fue Octavio Paz. Y para cualquier grafólogo su autenticidad sería evidente.

A Luis Eduardo Silva de Balboa tuvimos la suerte de conocerlo hace ya muchos años, en otra vida, en casa de un amigo en común en Marbella, hasta donde llegó en una reluciente limusina negra en la que ondeaban las banderas de la Orden de Malta. Conducía la espléndida nave un chofer uniformado. Tomamos unos whiskies, jugamos luego una “pichanga” de polo algo desordenada con los magníficos caballos de nuestro amigo común Pablo Garretón, a quién Dios tenga en su gloria, y conversamos de este mundo y del otro y nos reímos de todo con una llaneza y una amabilidad difícil de hallar entre las bandas de haraganes que primero usan su información, y luego lloran como Magdalenas, porque, al parecer, no era del todo como ellos querían.

Volviendo al pequeño libro, es éste un manual que todos debiéramos leer. Y asimilar. Hemos seguido de cerca la obra bienhechora de Silva de Balboa y, como el Gato con Botas, adscribimos a una máxima suya que nos parece genial: “Cuando la verdad no existe hay que inventarla”.-

NOTA DE LA DIRECCIÓN:

REPRODUCCIÓN DE LA COLUMNA PUBLICADA EL PASADO 29 DE JULIO EN LAS ÚLTIMAS NOTICIAS, SECCIÓN CULTURA, DEL ESCRITOR, PREMIO ALATAZOR, DON ANTONIO GIL IÑIGUEZ, ACERCA DEL LIBRO “EL ARTE DEL BUEN LENGUAJE” (www.elartedelbuenlenguaje.cl), ESCRITO POR NUESTRO COLUMNISTA DON LUIS EDO. SILVA DE BALBOA. El mencionado escribidor, es además, colaborador de El Gong, desde su fundación un 13 de septiembre de 2000 y antes de ello, contribuyó a la gestión del periodista que suscribe, en la dirección de La Mañana” de Talca, uno de los diarios más antiguos y serios de Chile, señero ícono de prensa maulino y nacional, que el señor Silva de Balboa, tuvo la visión de apoyar y ser partícipe, antes que el director de El Gong, FresiaAhora y Fresia Televisión, tuviera el privilegio y el orgullo, de reflotar y comandar. Nuestro saludo para uno de los mejores escribidores de Latinoamérica, mejor aún si nos tiene, pasadas las décadas, en su más distinguida consideración.