Ucrania: las necesidades siguen creciendo y las ciudades enfrentan una “escasez fatal”

del

Mariupol y Sumy son lugares en estado extremadamente grave. En ambos lugares, sus residentes enfrentan una escasez crítica y potencialmente fatal de alimentos, agua y medicinas.

A medida que continua la guerra en Ucrania, las necesidades de su población se vuelven más urgentes, la falta de servicios básicos como electricidad, comida, agua o medicinas continúa deteriorando y el número de refugiados sigue creciendo. Mientras tanto la ONU y sus agencias continúan presionando y haciendo lo posible para llevar ayuda humanitaria.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, tan solo en su cuarta semana, la guerra en Ucrania ha tenido 44 ataques en todo el país a la atención médica. En dichos ataques se encuentran incluidos un hospital y un almacén, afectando también a pacientes, personal y cadenas de suministro, dando como resultado 12 muertes confirmadas.

A pesar de los peligros, la ONU y sus socios han seguido presionando por el acceso humanitario a los civiles.

“Sobre las entregas, tenemos hasta 100 toneladas métricas disponibles para Ucrania”, dijo el doctor Habicht, hablando desde Lviv, y agregó que “al menos un tercio” se había enviado a centros de salud, incluso a la capital de Ucrania, Kiev.

Mariupol y Sumy, lugares en estado extremadamente grave

Enfatizando el peligro mortal para los civiles que no pueden escapar de los bombardeos rusos, la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) describió la situación en ciudades como Mariupol y Sumy como “extremadamente grave, con residentes que enfrentan una escasez crítica y potencialmente fatal de alimentos, agua y medicinas”.

Esta evaluación siguió al bombardeo de un teatro en Mariupol el miércoles, a pesar de las letras claramente pintadas en el suelo fuera del edificio, que indicaban que los “niños” se refugiaban en el interior.

En las regiones del este del país, mejor conocidas como oblasts, las necesidades “se están volviendo aún más urgentes”, dijo el portavoz de ACNUR, Matthew Saltmarsh. “Más de 200.000 personas ahora no tienen acceso al agua en varias localidades del oblast de Donetsk, mientras que los constantes bombardeos en la región de Luhansk han destruido el 80% de algunas localidades, dejando a 97.800 familias sin electricidad”.

En Odessa, ACNUR informó que las autoridades han pedido apoyo para asistencia alimentaria general para cubrir las necesidades de 450.000 personas en la ciudad, así como medicamentos.

“Desde el 17 de marzo, funciona un punto de consulta permanente para asuntos legales, sociales y de protección en la estación de tren de Odessa, donde transitan diariamente entre 600 y 800 personas en su camino desde Mykolaiv a las provincias occidentales de Ucrania”, informó la agencia.

Una madre con su hija recién nacida llegó a Rumanía tras huir de Odessa el 1 de marzo de 2022.
Abrir chat
1
Hola como estás, cuéntanos en que te podemos ayudar