Intenso debate en el Senado, con distintas posturas partidistas.

El proyecto avanzó tras tres sesiones de arduo debate, en donde las posturas a favor estuvieron centradas en la importancia de “la participación en sociedad, como una obligación legal y moral”; mientras que en la otra vereda, surgieron dudas respecto a que “la obligatoriedad del escrutinio sea la forma de fortalecer la democracia” y algunas voces aludieron a que se atentaría incluso “contra la libertad de las personas”. (El Mostrador)


Con 25 votos a favor, 14 votos en contra y 1 abstención, el Senado respaldó en general el proyecto de reforma constitucional, en segundo trámite, que busca restituir la obligatoriedad del voto en las elecciones populares.

El proyecto avanzó tras tres sesiones de arduo debate, en donde las posturas a favor estuvieron centradas en la importancia de “la participación en sociedad, como una obligación legal y moral”; mientras que en la otra vereda, surgieron dudas respecto a que “la obligatoriedad del escrutinio sea la forma de fortalecer la democracia” y algunas voces aludieron a que se atentaría incluso “contra la libertad de las personas”.

Cabe recordar que la reforma está originada en dos mociones refundidas y modifica el artículo 15 de la Constitución estableciendo la obligatoriedad del sufragio. No obstante, precisa que ello no se aplicará a los chilenos residentes en el extranjero y que, en el caso de las elecciones primarias, la votación siempre tendrá el carácter de voluntaria.

Fueron varios los parlamentarios que manifestaron estar a favor del voto obligatorio. Es el caso de los senadores Carlos Montes (PS), Yasna Provoste (DC) y Francisco Chahuán (RN), mientras que el RN Rodrigo Galilea mostró su postura en contra.

“Estoy convencido que es necesario restablecer la obligatoriedad del voto. Participar en la toma de decisiones sobre la vida en sociedad debería ser una obligación legal, moral (…) Tenemos que reconocer que el estallido social es expresión de ciudadanía”, dijo Montes.

En la misma línea, la sendora Provoste señaló que “la vida se compone de derechos, pero también de obligaciones (…) Lo colectivo no es una cortapisa al desarrollo personal, sino que por el contrario (…) Estoy convencida que para profundizar la democracia se requiere más participación y no menos”.

En tanto, Chahuán manifestó que “se debe restablecer el voto obligatorio, porque resulta indudable que el sistema electoral será más democrático en cuanto sea más elevado el número de personas que participen, pero requiere de una discusión más amplia y esta ley no puede aplicarse para el ciclo electoral que ya está en curso”.

En contraparte, Galilea sostuvo que “si uno tuviera que buscar la evidencia de qué es lo que le hace mejor a un país, no pareciera ser el voto obligatorio la gran llave para mejorar su calidad de democracia (…) Los liderazgos políticos debieran ser los que motiven a través de propuestas interesantes, de futuro la participación de los ciudadanos”.

Ahora, el texto tiene plazo para recibir indicaciones hasta el jueves 07 de octubre a las 12:00 horas.