YASNA, EN TIERRA DERECHA?

Los sigilosos pasos de Provoste de cara a la presidencial: refuerza despliegue y DC ya trabaja su programa

Un viaje a Vicuña y La Serena realizó el pasado 28 de mayo la presidenta del Senado, Yasna Provoste, para participar de la asunción del alcalde radical Roberto Jacob y del decé Rafael Vera. Por esos días, la senadora por Atacama se desplegaba también por distintas comunas de Santiago. Estuvo en una actividad en La Pintana cuando se realizó el pago del nuevo Ingreso Familiar de Emergencia, en Pedro Aguirre Cerda cuando se promulgó el bono de alivio a las pymes y en La Granja para celebrar el feriado índigena.

Y si bien desde su entorno aseguran que su agenda ha buscado relevar el rol que ha tenido como líder de la Cámara Alta para “presionar” al gobierno en materia de ayudas por la pandemia, también reconocen que va en línea con el diseño que se ha desplegado de cara a la definición que -tarde o temprano- tendrá que tomar la legisladora: si asumir o no una candidatura presidencial.

Para su despliegue territorial Provoste ha activado algunas de sus antiguas redes y equipos, quienes hoy colaboran con ella. Sobre ese punto, de hecho, la ha apoyado su amigo y quien fuera su avanzada en el Ministerio de Educación, Oscar Soto.

Ad portas de la decisión y adicional a su presencia en otras regiones, la senadora ha reforzado, además, su presencia mediática. Sus cercanos aseguran que rechaza varias invitaciones a distintos espacios cada semana, pero lo cierto es que desde que su nombre comenzó a sonar como una posible carta, ante lo que ella misma se declaró como “disponible”, la legisladora comienza muchas mañanas con entrevistas en radios y ha sostenido variados puntos de prensa. Por ejemplo, esta semana fue una de las primeras autoridades en reunirse con la mesa directiva de la Convención Constitucional y en tener una foto con Elisa Loncón y Jaime Bassa.

“Habla como candidata y camina como candidata, pero no hay nada que la apure”, dicen en su entorno.

En este escenario la presidenta de la Democracia Cristiana, Carmen Frei se ha puesto a disposición de Provoste.

El círculo más estrecho de la presidenta del Senado compuesto por el exdiputado Aldo Cornejo, los senadores Jorge Pizarro y Francisco Huenchumilla y su jefe de gabinete Christian Torres están en contacto permanente con la mesa de la Democracia Cristiana.

Además, la propia Frei le solicitó a la vicepresidenta Cecilia Valdés que se dedicara a recibir las distintas propuestas programáticas de los frentes profesionales, de pymes, de trabajadores, de indígenas, entre otros, para comenzar a sistematizar los ejes de un programa del partido que esté a disposición de la futura abanderada, una vez que tome su decisión.

Según quienes han conocido de ese trabajo, que además ha contado la colaboración de Ernesto Moreno del Centro Democracia y Comunidad (CDC), afirman que la idea es que esos ejes sirvan de base para la negociación que vendrá una vez que otras colectividades de la Unidad Constituyente se sumen a su opción, como esperan que ocurra. “Yasna trasciende a la DC y eso debe estar plasmado en su programa”, dice una fuente que ha conocido del proceso programático.

Con ese objetivo, de hecho, al trabajo de sistematización de propuestas también se ha sumado un análisis comparativo de otros programas para buscar mínimos comunes, los que van desde Paula Narváez (PS), a Gabriel Boric (CS) y Daniel Jadue (PC).

El resto de las colectividades de Unidad Constituyente, desde el PS a la DC, también han activado contactos en materia programática. En paralelo a la negociación parlamentaria que llevan adelante, en ese pacto sostienen que ya se está trabajando en líneas y ejes que unifiquen a esos partidos. El objetivo de eso, dicen algunos dirigentes, es tener una serie de acuerdos que hagan más expedito el camino a una candidatura única del sector.

Los plazos y una primaria inviable

El círculo de Provoste también ha estado en permanente contacto con la mesa sobre un tema crucial: el calendario de la colectividad para tomar sus definiciones presidenciales. Hasta ahora el partido se ha coordinado para evitar presionar a la legisladora a que se apresure en tomar su definición y, de hecho, desde la directiva aseguran que la colectividad ha buscado ser funcional a sus objetivos.

Pese a esto, algunas voces en la DC han transmitido que seguir dilatando su pronunciamiento no sería una buena estrategia y creen que Provoste debería anunciar cuanto antes su candidatura.

No obstante, en el círculo de la senadora no hay apuro y ven que las presiones desde otros sectores, como el comando de la abanderada socialista, Paula Narváez, no tienen un real efecto. “Ella está pensando cómo confirmar su candidatura. Está tranquila. No tiene la ansiedad del candidato, aunque tiene claro que hay oportunidades que se dan una sola vez en la vida”, dice un cercano a ella.

Tanto en la DC como en su entorno, además, dan por desechada la opción que levantó el PS y Narváez para que se realice una primaria convencional entre ambas. Ni siquiera la alternativa de que sea una consulta digital ha convencido a la falange.

En el partido y también en otros sectores de Unidad Constituyente, están a la espera de la confirmación de la candidatura de Provoste y recalcan que la opción de la socialista cada vez tiene menos futuro. De hecho, remarcan que ya hay quienes en el mundo que respalda su candidatura, incluso, han dicho públicamente que debería declinar.

“De la misma forma en que Heraldo Muñoz entendió que no era su momento, hay que pensar si eso hay que repetirlo de nuevo”, sostuvo ayer el exministro Marcelo Mena (Nuevo Trato).

Con todo, tanto en la DC como en el entorno de la candidata afirman que cualquier decisión se tomará después de la primaria del 18 de julio -probablemente esa misma semana- cuyos resultados serán clave para el futuro de Provoste. De ganar Jadue, la primaria en que se medirá con el Frente Amplio, la opción de la senadora como alternativa de la centroizquierda tendría mayores posibilidades. De imponerse Boric, en cambio, su camino se hace más cuesta arriba.

fuente: LA TERCERA